Por qué ser fuerte es más sexy

Lo mejor de todo es que un cuerpo saludable, el cual puede ser de diferentes formas y tamaños, nunca pasará de moda. ¿Has oído hablar del término ‘delgado con algo de grasa’? Es cuando alguien puede verse delgado pero que, en realidad, tiene una proporción interna de grasa-cuerpo que es perjudicial para su salud. También hay muchas personas que pueden verse un tanto robustas, pero que en realidad internamente son muy sanas. Con cualquier plan de ejercicio, tu prioridad principal debe ser beneficiar el interior del cuerpo. Y como ventaja, el ejercicio beneficia también la apariencia exterior. 

Las siguientes son razones importantes de por qué debes agregar peso y entrenamiento de fuerza a tu rutina habitual para estar en forma:

Tres razones para ponerte fuerte ahora

Quema más calorías 
Al levantar pesas y ponerte más fuerte cambiarás todos los aspectos de tu cuerpo. La gente que tiene mayor masa muscular quema más calorías en reposo que quienes no la tienen. Se requiere más energía para que el cuerpo mantenga el tejido muscular magro y, por consiguiente, puede aumentar tu metabolismo de reposo como resultado de levantar pesas.

Mejor densidad ósea 
Los ejercicios con pesas son muy benéficos para la salud de los huesos para las personas de todas las edades. El proceso de envejecimiento va vinculado a una disminución de la densidad ósea y a un mayor riesgo de que haya fracturas. Por lo tanto, considera cómo puedes incluir pesas en tu sesión de ejercicios, ya que tus huesos dependen del entrenamiento de resistencia para mantenerte sano y fuerte.

Mejor rendimiento 
Si tu cuerpo se acostumbra a levantar pesas, imagínate qué tan fácil será levantar tu propio peso. Una mejor fuerza significa que tus actividades diarias serán más fáciles y si estás entrenando para un deporte, un aumento en la fuerza muscular puede mejorar radicalmente tu rendimiento.

Ponerte más fuerte tiene también muchos beneficios y no tendrás que preocuparte por verte como un exagerado fisicoculturista. A menos que estés dedicando cientos de horas a levantar pesas pesadas y a seguir un plan de nutrición específico para desarrollar el cuerpo, las posibilidades de que te pongas corpulento son pocas. Al agregar entrenamiento con pesas a tu rutina dos o tres veces por semana y comer una dieta rica en proteínas te llevará a lograr un cuerpo musculoso saludable. De igual forma, no tengas miedo de levantar pesas pesadas. Asegúrate de empezar con pesas más ligeras y manejables para que puedas concentrarte en la técnica durante 12-15 repeticiones e ir aumentando a las más pesadas. Conforme aumentes el peso que estés usando, disminuye a 8-10 repeticiones.

Tu cuerpo comenzará a adaptarse de inmediato al entrenamiento con pesas, así que empieza hoy mismo.

Redactado por Samantha Clayton, AFAA, ISSA Directora Senior de Educación Física Mundial. Samantha es Directora de Educación Física en Herbalife.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *